Los retos del docente en el marco de las TIC.

Los retos del docente en el marco de las TIC

“Para vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada vez más compleja, rica en información y basada en el conocimiento, los estudiantes y los docentes deben utilizar la tecnología con eficacia.”

UNESCO. Estándares de Competencia en TIC para docentes.

 

En el contexto de la sociedad del conocimiento y la información, el desarrollo y uso de las nuevas tecnologías no solo ha transformado las relaciones económicas, sociales, políticas y culturales; también ha modificado las relaciones interpersonales, los procesos de comunicación, el arte, la ciencia e impulsado el desarrollo de nuevos dispositivos y plataformas digitales. Todos estos cambios han transformado los modelos educativos actuales al propiciar que la educación misma se replanteara la necesidad de integrar las nuevas tecnologías de la información y comunicación en el currículo educativo.

Hoy se da por sentado que el uso de las nuevas tecnologías de la información debe ser una obligación y necesidad imperante dentro del proceso educativo ante los retos actuales, por lo que el docente se convierte en la figura clave para lograr este objetivo. Es en este punto donde debe ser consciente de la necesidad de capacitarse y formarse en este campo.

La propia Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO),  a través del documento Estándares de competencia en TIC, indica la responsabilidad que tiene el docente de formar a sus alumnos en este rubro:

(…) preparar estudiantes, ciudadanos y trabajadores capaces de comprender las nuevas tecnologías tanto para apoyar el desarrollo social, como para mejorar la productividad económica (…) Esto supone una definición más amplia de la alfabetización tal como la contempla el DNUA (Decenio de las Naciones para la Alfabetización), es decir, una alfabetización tecnológica (TIC) que comprende la adquisición de conocimientos básicos sobre los medios tecnológicos de comunicación más recientes e innovadores (UNESCO, 2008).

Cuando el docente decide aventurarse en el conocimiento y uso de las TIC, debe estar preparado para enfrentar grandes desafíos; desde el conocimiento y manejo de ciertos dispositivos o aplicaciones hasta buscar o diseñar estrategias educativas que le permitan integrar, de forma pertinente, las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje y potencializar en los alumnos las competencias y conocimientos con los que deberá contar para enfrentar el mundo actual.

Entonces, ¿cuál es el papel del docente en el contexto de las tecnologías de la información y comunicación?
Para empezar, si tiene poca o nula experiencia, enfrenta cuatro grandes retos:

1° Aprender a usar por sí mismo las nuevas tecnologías,  para ello deberá romper con la resistencia a utilizar las TIC así como aprender a convivir entre la diversidad de materiales, recursos, programas y plataformas que existen y que cambian a un ritmo vertiginoso. Con ello no se quiere decir que tiene que aprender a utilizar toda la infinidad de recursos que se ofrecen, por el contrario, su tarea es aprender a identificar las potencialidades y limitaciones que tiene cada herramienta e integrarla dentro de su planeación pedagógica de la mejor forma, pues es un hecho que los estudiantes las tienen ya incorporadas en su vida cotidiana.

Diseñar y aplicar estrategias didácticas donde introduzca estas tecnologías como herramientas para apoyar el proceso de enseñanza. Esto también implica que, además de contar con el dominio del tema que va a tratar en clase, debe contar con los conocimientos y recursos para poder integrar al mismo tiempo nociones y competencias tecnológicas.

3° Enseñar a los alumnos a utilizar estos recursos de forma consiente, efectiva y crítica, es decir, el docente tiene que estar preparado para ofrecer a los alumnos posibilidades de aprendizaje con el apoyo de las nuevas tecnologías fortaleciendo la llamada “competencia digital” que se plantea en los planes y programas de estudio actuales. Esta competencia supone que el alumno debe ser capaz no solo de utilizar las tecnologías de la información, sino de “buscar, analizar y evaluar información, resolver problemas y tomar decisiones, comunicar, colaborar, publicar y producir, así como ser ciudadanos informados, responsables y capaces de aportar contribuciones a la sociedad”, hay que ayudarlos y guiarlos para adquirir capacidades en el manejo de las tecnologías y el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico.

4° Superar la brecha digital entre el docente y alumno. En la sociedad actual desde temprana edad los niños conviven y crecen al mismo ritmo vertiginoso de las tecnologías. No es de sorprender que un alumno supere por mucho al docente en el conocimiento y operación de ciertas tecnologías, y aunque esto pudiera ser un obstáculo para el maestro, hay que estar conscientes de que muchas veces ese conocimiento que tiene el alumno sobre cierto recurso se queda en el mero ámbito operativo o de entretenimiento, por lo que el docente debe ser ese guía para favorecer otras formas de relacionarse con la misma.

El tema de las tecnologías de la información y su incidencia en el campo de la educación no es nuevo, por el contrario, tiene mucho tiempo en discusión, es amplio en contradicciones y debates que seguirán dándose conforme sigan los cambios y los avances en la misma; sin embargo, este pequeño texto es una invitación para que los docentes continuemos con la reflexión sobre nuestra práctica educativa y detectemos cómo es que se encuentra vinculada con las TIC. Debemos de reconocer y aceptar que están en el aula, que los alumnos las llevan consigo, en definitiva, no las podemos negar y mejor será aliarnos con ellas para facilitar nuestra labor.
Tengamos en cuenta lo que autores como Cebrían y Ríos (2002) nos dicen, que las Tecnologías de la Información y Comunicación son herramientas educativas que no sustituirán al profesor, por el contrario, éste tendrá en gran parte la responsabilidad de apoyar en la construcción del aprendizaje del alumno a través del diseño e incorporación adecuada al proceso enseñanza-aprendizaje.

El desafío es grande, sobre todo, si le sumamos la falta de infraestructura y apoyo en la capacitación; sin embargo cuestionar y reflexionar sobre el papel de nuestra practica educativa y el rol que queremos desempeñar en relación con las nuevas tecnologías, es un primer paso que nos permitirá tener elementos para determinar el ambiente de aprendizaje que queremos construir.

Maribel Mérida Velarde
Niños a la Tele

UNESCO (2008). Estándares de competencia en TIC para docentes. Londres: UNESCO.  Cebrián, M. y Ríos, J. (2000). Nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Málaga. Ediciones Aljibe.

Consulta la oferta educativa del CETE en las tres Áreas del Conocimiento: Producción Audiovisual,  Educación y Medios, Difusión y Documentación del Audiovisual.  Clic aquí

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s