Evaluación Docente: ¿Y la autocrítica del INEE? por Ángel Díaz Barriga

diazbarriga

Enero 6 de 2016.

Iniciamos el año, por lo que envío un mensaje de mis mejores deseos para todos los docentes e investigadores sobre temas educativos.

Al concluir el año pasado el INEE emitió un Boletín en donde hacia un balance de la evaluación del desempeño docente. En este balance reconoció que hubo “algunos errores”, como no informar a los docentes con tiempo suficiente sobre su fecha de evaluación, que en algunos casos la evaluación se realizó bajo el resguardo de la fuerza pública, que en ocasiones se fue la luz, que una jornada de 8 horas es excesiva.

Añadió que poco a poco va ir aprendiendo a hacer la evaluación del desempeño. Ojalá poco a poco vaya asignando la calificación que ética y socialmente es grave para los docentes de “No apto para la docencia”.

El INEE en este comunicado de manera implícita le hecha la culpa a la SEP del mal funcionamiento de la evaluación. No hace una verdadera autocrítica del monstruo que aplicó. No analiza las deficiencias técnicas, de calibración y de preguntas absurdas del examen que contrató con el CENEVAL. ¿Qué hace un maestro cuando se inunda una escuela?, ¿Cuándo se cae un árbol?, etc.

No hace una crítica a que en la sección del desempeño propuso casos de situaciones escolares que fueron elaborados por personas que no tienen experiencia en el aula, y que por lo tanto esas “situaciones escolares” no reflejan lo que pasa en el aula. Tampoco reconoce que a docentes de educación física les pidieron resolver el examen de primaria, nada dice de que solicita una planeación argumentada, cuando no deja que se consulte el plan de estudios, ni que el docente tenga a la mano la información, que todo profesional tiene a la mano cuando se le pide que haga un proyecto, un programa, un plan de trabajo.

El INEE supone que los maestros trabajan de memoria el plan de estudios, tienen en su memoria los diversos recursos que puede utilizar. El perfil docente del examen es de un maestro enciclopédico, para el siglo XXI.

El INEE no cuestiona la incompetencia de sus evaluadores, para evaluar situaciones docentes tan diversas como regiones rurales, semiurbanas, grupos de clase media, de clase baja. Tiene un tipo ideal de docente que no responde al docente de carne y hueso.

El INEE no reconoce que evaluar el desempeño implica estar donde el docente se desempeña (en el aula), no en un espacio atiborrado de computadoras (varias de ellas viejitas). El INEE no reconoce que los “vigiladores” contratados por el CENEVAL tuvieron una actitud soberbia y de alguna forma agresiva para los docentes.

Ojalá el INEE realmente quiera aprender y anule una evaluación que por todo esto carece de confiabilidad y validez (temas que como expertos en evaluación deben conocer). No se pueden escudar en que cumplen la ley, su deber es hacer una evaluación profesionalmente válida y confiable y sobre todo que dignifique la profesión docente.

Aprovecho para compartir una nota que hoy aparece en el periódico La Jornada:   http://www.jornada.unam.mx/2016/01/06/politica/016n1pol

Ángel Díaz-Barriga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s