Archivo de la categoría: reforma educativa

Sin maestr@s suficientes: Nocivos efectos de la reforma educativa sobre la planta docente

Raúl Zepeda Gil • Ricardo Santana Gómez

Más allá del destino concreto de la normatividad derivada de la reforma del 3° constitucional en 2013, sus efectos durante su implementación en este sexenio tendrán que ser estudiados, en particular sobre el número de docentes que tenemos en México. Hay tres temas de fondo que discutir sobre la planta docente en México a la luz de la reforma educativa: 1) ¿se jubilaron más docentes con la reforma? 2) ¿Qué sucederá con el ingreso de profesionales de la educación no vinculados con las normales del país? 3) ¿Harán falta docentes en las aulas? Aquí trataremos de responder preliminarmente las tres preguntas, pero debemos ser claros: las estadísticas que presentamos no contemplan el número de docentes suspendidos del servicio mediante los mecanismos legales de la Ley del Servicio Profesional Docente. El periódico Excélsior informó que hasta el 20 de mayo de 2016 habían sido separados del Servicio hasta 9 mil 709 profesores, pero no es pública la cifra precisa hasta la fecha.

Ilustración: Víctor Solís

Como se hizo conocido en medios, desde 2014 ha aumentado el número de docentes que solicitaron su trámite de prejubilación, es decir, los que comenzaron el proceso administrativo de validar su antigüedad en el servicio y los que efectivamente se jubilaron. En la gráfica 1 se presentan los datos del Fondo de Aportaciones para la Nómina y Gasto Operativo que opera la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a partir de la reforma de la Ley de Coordinación Fiscal. Como se puede apreciar, desde que esta información se genera, hubo un aumento significativo de las prejubilaciones y las jubilaciones en el tercer y cuarto trimestre de 2015, periodo de implementación de las primeras rondas de evaluación del desempeño. Posteriormente, en 2016, las solicitudes se desplomarían. Y desde entonces el número de prejubilaciones sería dominante por encima de las jubilaciones. Es decir, lo más probable es que todos los docentes que estaban en edad de jubilación y no habían hecho dicho trámite lo hicieron justo después de iniciadas las evaluaciones. Posteriormente, el ritmo se estabilizó porque ya los que estaban en esa condición eran menos.

Gráfica 1. Maestros que solicitaron su jubilación y que lograron jubilarse desde 2015

Fuente: Fondo de aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo. SEP.

Otro aspecto importante de la jubilación de profesores es la distribución de aquellos jubilados. En la gráfica 2 se puede apreciar. En primer lugar, claramente fueron los estados más poblados y con mayor número de maestros los que presentaron mayor número de solicitudes de prejubilación. Es decir, en estas entidades los profesores solicitaron iniciar sus procesos. En cuanto a jubilación, sí son estas entidades también las que tienen mayor número de jubilaciones efectivas. Sin embargo, en las entidades donde el conflicto magisterial fue más agudo hay datos discordantes: mientras en Michoacán y Oaxaca prácticamente no se movió el número de profesores, en Guerrero y Chiapas hubo movimientos muy amplios. Es decir, es posible que el magisterio en general se sintiera vulnerable ante las evaluaciones, con excepción de las secciones del CNTE en Michoacán y Oaxaca donde el movimiento magisterial se movilizó más activamente. Esto es preliminar dado que es necesario conocer con datos más precisos las cohortes de edad de los profesores en cada entidad.

Gráfica 2. Número de maestros prejubilados y jubilados por entidad desde 2015 hasta 2017

Fuente: Fondo de Aportaciones para la Nomina Educativa y el Gasto Operativo. SEP.

Si revisamos los datos del INEE sobre los docentes en México, parece atípico que haya habido tal movimiento de jubilaciones. No obstante, es necesario revisar datos más precisos de ritmos de jubilación en términos históricos. En la gráfica 3 están los docentes por antigüedad. Sigue siendo un magisterio joven. Aunque, como se puede notar, en unos años habrá una presión nueva de los docentes entre 25 y 29 años de servicio.

Gráfica 3. Distribución de los docentes en educación básica por grupos de antigüedad según nivel educativo en 2013

Fuente: INEE, Los docentes en México, Informe 2015, con datos del CEMABE.

Con respecto al tema de la escuela de los que ingresan al servicio profesional docente, la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente no ha hecho públicos para todos los concursos los datos sobre el origen de los que ingresan al servicio profesional docente; sólo publicó los datos del concurso sobre origen de los concursantes para el ciclo 2016-2017. Según ese dato, se presentaron 68 mil 678 egresados de normales al primer ingreso y 39 mil 639 egresados de otras instituciones de educación superior. De ellos, el 63.6% de los egresados de normales resultaron idóneos frente al 54.7% de los egresados de otras instituciones. Es decir, al menos hasta ahora, las normales siguen siendo las mejores formadoras de docentes. No obstante, según las estadísticas oficiales de la SEP que se pueden apreciar en la gráfica 3, la matrícula de las normales ha estado disminuyendo de manera constante desde la década de los años 80.

Gráfica 4. Matrícula y planta docente de normales

Fuente: Estadísticas históricas y proyecciones, SEP.

En relación con la matrícula, la Secretaría de Educación Pública ha proyectado un declive constante del número de docentes, maestros y grupos. Sin embargo, desde el inicio del gobierno de Peña Nieto aumentó el número de grupos y estudiantes para educación básica, pero no aumentó el número de docentes. En la gráfica 4 se puede apreciar que la relación matrícula/grupos supera la relación matrícula/maestros; es decir, habrá más grupos pero menos maestros, lo cual deja en incertidumbre cómo se hará el reemplazo.

Gráfica 5. Relaciones de maestros y grupos con respecto a la matrícula de educación básica

Fuente: Estadísticas históricas y proyecciones. SEP

Con estos datos, se puede afirmar que una de las posibles causas del aumento de las jubilaciones en el magisterio fue la implementación de la reforma educativa  y que hubo un intento por reemplazar el ingreso de normalistas por profesionistas universitarios, pero que los resultados de los universitarios han demostrado que esta opción no es tan viable y que la presión por el lado de la matrícula y las jubilaciones está creciendo. Es decir, aparentemente la reforma educativa descansó en una confianza en la apertura del magisterio a los universitarios y los resultados fueron adversos, lo cual ha puesto en el mediano plazo una incertidumbre notable en la capacidad del sistema educativo de mantener los maestros suficientes en educación básica, sobre lo cual queda pendiente revisar la estrategia de planeación de número de escuelas y la demanda que decrecerá en próximos años. Ése es un reto de la nueva administración, y más allá del tema presupuestal, se tendrá que valorar el papel de las normales en México y de los mecanismos de ingreso que se contemplarán para el nuevo diseño que surja después de cambiar o incluso revertir la reforma educativa durante este sexenio. En ello, serán importantes diferentes definiciones de política pública, ¿cómo resolver la disminución de la demanda de estudiantes que solicitan ingresar a las normales del país? ¿Qué sucederá con los mecanismos de ingreso a las normales? ¿Se mantendrán los concursos de oposición para egresados de otras instituciones de educación superior?

Estos y otros temas tendrán que definirse a futuro con perspectiva política y demográfica ante el reto del inminente declive de la población infantil y de las presiones presupuestales por el aumento de las pensiones en México. Cualquier diseño legal tendrá que considerar cómo sus previsiones de carácter laboral ponen en tensión al sistema educativo en su conjunto.

Raúl Zepeda Gil
Profesor de la FES Acatlán de la UNAM.

Ricardo Santana Gómez
Politólogo por la FES Acatlán de la UNAM.

Tomado de: https://educacion.nexos.com.mx/?p=1592

Anuncios

AMLO anuncia iniciativa para derogar Reforma Educativa, se creará una con participación de maestros y padres de familia.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló este martes, que la próxima semana enviará al Congreso una iniciativa para derogar la reforma educativa.

amlo

Durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, indicó que, en su mandato, no continuará la implementación de la reforma promovida por su antecesor, Enrique Peña Nieto, manteniendo nuevamente, lo expresado durante su campaña.

Su propuesta, según declaró, no tiene que ver únicamente con la derogación de la reforma actual, sino con la creación de un nuevo esquema en materia de educación que garantice el acceso a toda la ciudadanía, así como el apoyo a los maestros.

“La Reforma que se va a proponer en materia de educación tiene que ver con lo que ya expresamos: el garantizar el derecho a la educación, educación gratuita, de calidad, en todos los niveles escolares; que nadie se quede sin la oportunidad de estudiar y que se mejore la calidad de la enseñanza, y que podamos lograr esto con el apoyo de maestros y de padres de familia, que no haya imposición”, comentó.

La reforma vigente, expresó, fue una imposición del gobierno anterior, que más que ayudar al mejoramiento de la educación en México, ha sido un acto de persecución hacia los maestros, por lo que cambiarla se vuelve una necesidad.

En ese sentido, mencionó, que su propuesta estará encaminada a la participación de los docentes, que son la base fundamental de cualquier sistema educativo.

“No se puede llevar a cabo una Reforma Educativa sin los maestros. Por eso es algo nuevo y considero bueno para el país el que se lleve a cabo una auténtica Reforma Educativa, con el acompañamiento de maestros y de padres de familia”, refirió.

Debido a la fuerza que tiene el Sindicato de Maestros en México, y a los problemas suscitados anteriormente con la profesora Elba Esther Gordillo, Andrés Manuel, aclaró que en su sexenio se acabarán las organizaciones sindicales emanadas del gobierno, así como la imposición de líderes, no solamente para el sector educativo, sino para todos los demás también.

“Acerca de la democracia sindical, en general, no sólo para el sindicato de maestros, lo que se está proponiendo es que los trabajadores elijan libremente a sus representantes.

“Ya no va a haber dirigentes sindicales apoyados, promovidos, respaldados, por el Gobierno. No van a haber sindicatos del Gobierno, sindicatos apoyados por las autoridades. Se terminan los sindicatos de Estado. Los sindicatos van a tener independencia para que los trabajadores elijan libremente a sus representantes”, recalcó.

Bajo esa misma lógica, reiteró que su gobierno no formará parte del aparato impositivo con el que se ha caminado en los últimos años, sino que permitirá cualquier organización democrática que emane de los trabajadores, y detalló que únicamente intervendrá el gobierno cuando se le solicite y a través de las instancias competentes.

“Nosotros no vamos a meternos a la vida interna de los sindicatos. Van a ser los trabajadores. Lo que vamos a procurar es que haya democracia sindical, que no haya imposiciones, que el voto sea libre y secreto. Eso es lo que le corresponde supervisar a la Secretaría del Trabajo.

“Si podemos ayudar en la conciliación para que haya democracia sindical, estamos dispuestos a hacerlo, pero a solicitud de las partes, no de manera oficiosa, sino buscando la conciliación; buscando que, de manera democrática, se renueven las direcciones sindicales”, sostuvo.

En entrevista para Revolución TRESPUNTOCERO, el diputado Azael Santiago Chepí, integrante de la Comisión de Educación comentó al respecto:

“El 1 de julio triunfa el pueblo de México y sobre todo los sectores más desprotegidos y olvidados, en ese sentido, el tema educativo es prioritario en el desarrollo del país.

“Durante muchos años se impusieron políticas educativas ajenas a la realidad de las comunidades, por ello a partir de 1 de septiembre, nosotros como diputados hemos estado escuchando todas las opiniones e inconformidades en torno al tema educativo, hemos celebrado foros y asambleas con la participación de docentes y padres de familia, con la intención de recuperar proyectos educativos emanadas de colectivos de maestros en todo el país”.

Señaló que hoy existe una gran oportunidad para fortalecer la educación del país, en una visión distinta, que no englobe únicamente una perspectiva individualista del estudiante, sino en un sentido colectivo, enfocado principalmente a mantener los valores y en formar individuos con amor a México.

“En nuestro proyecto los maestros tendrán la libertad de aportar a los planes de estudio, respectando a las comunidades, haciendo uso de los materiales didácticos, todo en un afán de recuperar conocimientos, locales y ancestrales”, mencionó.

En torno a la nueva propuesta que preparan en materia de educación, enfatizó en que están realizando una evaluación puntual de las condiciones del sector, que van desde infraestructura, mobiliario, un censo correcto de profesores frente a grupo, entre otros.

“Es necesario evaluar todo el sistema educativo de raíz y de manera permanente, para fortalecer a las escuelas normales”, sostuvo.

Aclaró que la bancada de Morena va acompañar y fortalecer cualquier propuesta del ejecutivo en este rubro y que la cuarta transformación tiene claro que la educación es el pilar del desarrollo.

“La reforma que estamos preparando tiene claro el respeto al docente y a las comunidades, ya no será como desde 2013, que se ha perseguido de manera inquisitiva al profesor a través de la evaluación.

“La evaluación forma parte de todos los procesos de enseñanza/aprendizaje, hay que evaluar para mejorar y fortalecer las limitaciones, no para condicionar “, aclaró.

Sobre la cuestión sindical, que ha imperado en el sistema educativo, señalo que “en el pasado los representantes sindicales eran aliados a los gobiernos en turno, no defendían los derechos de los trabajadores, aplicaban políticas y programas que nunca llegaban a las comunidades necesitadas del país y eran cómplices de la ola de corrupción”.

Morena pugnará por una verdadera democracia sindical, según declaró, no se permitirá la intervención del gobierno en sus asuntos y se promulgará un sistema en el cual, ellos no tengan que ser marionetas del gobierno para acceder a puesto de mayor envergadura.

Concluyó diciendo que, a pesar de las resistencias de algunos partidos políticos, la derogación de la Reforma Educativa y la implementación de un nuevo modelo, serán una realidad en esta administración.

“El PAN y el PRI han mostrado una resistencia conservadora, claramente porque esta fue una política que implemento Peña Nieto, pero estamos seguros que al final de día va a prevalecer la razón”, cerró.

El INEE acepta que Evaluación del Desempeño afectó los derechos laborales del magisterio

Hace unos días lo reconoció Mexicanos Primero (MP), después lo reconoció el dirigente nacional del SNTE, quien hasta se adjudicó la “derrota” de la evaluación punitiva del desempeño para la permanencia. Ahora el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) también está reconociendo que la evaluación del desempeño afectó los derechos laborales del…

a través de El INEE también… — Profelandia.com

Presenta INEE resultados de la prueba PLANEA 2018.

Foto: INEE El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer los resultados que obtuvieron los alumnos de sexto año de primaria en la prueba Planea (Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes) 2018, en Lenguaje y Comunicación, y Matemáticas. En conferencia de prensa, la consejera presidenta de la Junta…

a través de Presenta INEE resultados de la prueba PLANEA 2018. — Profelandia.com

Informe de Calificaciones 2018-2019. Hacia el 1er trimestre de evaluaciones del Nuevo Modelo Educativo.

En el Estado de México se ha anunciado que el ajuste en la plataforma Sistema Integral de Administración de la Secretaría de Educación SIASE, no se han realizado las actualizaciones para la captura de evaluaciones del 1er trimestre ya con el formato de Informe de Calificaciones.

http://siase2.edomex.gob.mx/siase/pages/accesoSIASE.jsp

calif1sec

Genera confusión el hecho que, la Secretaría de Educación Pública (SEP) difunda un formato de Reporte de Evaluación y luego otro formato llamado Informe de Calificaciones.

Como se sabe, este ciclo escolar 2018-2019, cambió el proceso de evaluación en educación básica al derogarse el acuerdo 696 con el acuerdo 12/05/18 por el que se establecen las normas generales para la evaluación de los aprendizajes esperados, acreditación, regularización, promoción y certificación de los educandos de la educación básica.

Y es que entre los principales cambios a la evaluación en educación básica, destaca que a partir de este ciclo escolar, habrá solamente tres periodos de evaluación y comunicación de los resultados que obtengan los alumnos en su respectivos niveles educativos.

Asimismo, los resultados de la evaluaciones se expresaran en Niveles de Desempeño que en el caso que corresponda se pueden asociar a valores numéricos de una escala de 5 a 10.

Además, de la incorporación de la Educación Socioemocional y la Autonomía Curricular (clubes), y del peso específico que ahora tiene la asistencia de los alumnos a la escuela para acreditar el grado escolar que esté cursando.

En ese sentido y ante los múltiples cambios en la evaluación en educación básica, los maestros necesitan aclarar sus dudas sobre cuál formato van a utilizar para evaluar los aprendizajes, si el denominado Reporte de Evaluación, el Informe de Calificaciones o, incluso, ambos formatos.

Compartimos a la Comunidad Docente en la Red las ligas para descargar formatos de Informe de Calificaciones:

Informe de Calificaciones 2018-2019. PREESCOLAR: PRIMARIA. Y SECUNDARIA

Informe de Calificaciones de 1° Grado de Educación Secundaria


Informe de Calificaciones de 2° Grado de Educación Secundaria


Informe de Calificaciones de 3° Grado de Educación Secundaria

Descarguen desde la página oficial:

#ReformaEducativa fracasó por nula experiencia de lo que pasa en el aula. #MiDerechoDocenteEs

La polémica en torno al sector educativo ha estado en boca de actores con poca o nula experiencia ni conocimiento sobre lo que pasa en las escuelas. Políticos, funcionarios de gobierno, empresarios, periodistas, economistas, líderes sindicales y autoridades del ramo educativo culpan a los maestros de los problemas de calidad, cobertura y equidad educativa.  Es común escuchar sobre el mal desempeño de los docentes, pero las propuestas de mejora se remiten a represalias por este “trabajo ineficaz”.

En virtud de lo anterior, los maestros nos enfrentamos a una reforma educativa sustentada en una legislación regulatoria, cuyo punto medular es la evaluación docente. Desde su entrada en vigor, la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) se ha prestado a interpretaciones ambiguas por parte de las autoridades educativas estatales, que lejos de acercarnos a una mejor calidad educativa, ha provocado el descontento de muchos  docentes e incertidumbre laboral.

Pero les tengo una frase que escuché de un buen amigo “Todo por los niños…nada sin los maestros”. Efectivamente la mirada debe estar en la labor del docente como pilar y elemento central de la práctica educativa, pero, ¿alguien se ha sentado a dialogar con los maestros? La respuesta es NO.

Quienes discuten sobre educación deben mirar con profundidad las distintas realidades a las que nos enfrentamos los maestros y escuchar nuestras voces, porque en ellas, están las respuestas clave de cada cuestionamiento y problemática. #MiDerechoDocenteEs tener la oportunidad de tomar decisiones que impacten en nuestro quehacer cotidiano.

Como docente, estoy consciente de lo relevante que puede ser la evaluación concebida como un derecho a crecer en lo  profesional, además de ser una herramienta para mejorar mi práctica.  Pero cuando este proceso se vuelve sólo un instrumento punitivo sin criterios, indicadores, o peor aún, carece de una preparación o acompañamiento en los procesos y etapas que implica, o sin que los resultados me guíen sobre los aspectos que debo mejorar en mi práctica, se convierte en un mero trámite obligatorio, estresante y sin sentido.

#MiDerechoDocenteEs  tener oportunidades de capacitación y asesoría basada en las exigencias propias de la profesión, los cambios en cuanto al marco conceptual, legal y político, y los procesos de evaluación; pero principalmente sobre mis áreas de oportunidad y las necesidades reales de mi contexto escolar. Los docentes debemos tener una mejora continua que nos permita enriquecer nuestro trayecto formativo y por tanto, una mayor calidad en cuanto a nuestro desempeño profesional. Lo anterior implica la obligación de las Autoridades Educativas de otorgar  una formación continua de alta calidad a través de instancias competentes y especializadas en el ramo educativo.

#MiDerechoDocenteEs contar con condiciones de infraestructura dignas y los materiales básicos que se adapten a las exigencias del Nuevo Modelo Educativo, libros de texto de calidad acordes a los aprendizajes clave y equipamiento tecnológico que permita a los estudiantes mayores oportunidades de aprendizaje. Esto es un punto que como docentes, no sólo nos preocupa, sino que nos ocupa; y es fundamental para que mis alumnos logren los estándares educativos nacionales e internacionales y puedan competir en el marco de la globalización.

No estoy exigiendo ideales utópicos. Mis derechos docentes están legislados tanto en la Ley General de Educación como en la LGSPD. Están claramente plasmados en un papel, pero muy lejos de donde deben estar, las escuelas, los alumnos y los docentes. Por tanto, ante la propuesta del próximo gobierno de emitir una nueva ley en materia educativa, exigimos a nuestro Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y los legisladores, que se aseguren de estipular mecanismos  regulatorios para que las Autoridades Educativas Estatales hagan valer los derechos docentes y se extrapolen a nuestra realidad laboral mediante acciones concretas.

Informe de Calificaciones del 1er Trimestre: ¿Tarea esclavizante para docentes?

Nuevamente el tema de la evaluación sale a relucir en el Sistema Educativo Mexicano (SEM); y no me refiero precisamente a los resultados que arrojaron las evaluaciones de desempeño a las que los profesores fueron “sometidos” en cada una de las entidades federativas del país en días pasados, sino a la evaluación de los aprendizajes de los alumnos de educación básica (del 1er. Trimestre), misma que se deriva del Acuerdo 12/05/2018 (por el que se establecen las normas generales para la evaluación de los aprendizajes esperados, acreditación, regularización, promoción y certificación de los educandos de la educación básica), que emana de la implementación del Modelo Educativo 2017.

Como sabemos, este Acuerdo eliminó el 696, en el que se consideraba una evaluación bimestral de los aprendizajes de los educandos, pero con la llegada o implementación del Nuevo Modelo Educativo, dichas normas de dejaron atrás con el propósito de que, ahora sí, se reconociera: “… que la evaluación ocupa un lugar protagónico para mejorar los aprendizajes de los estudiantes y la práctica pedagógica de los docentes, especialmente cuando se hace de manera sistemática y articulada con la enseñanza y el aprendizaje” (Acuerdo 12/05/2018). Desde esa perspectiva, “… evaluar promueve reflexiones y mejores comprensiones del aprendizaje al posibilitar que docente, estudiantes y la comunidad escolar, contribuyan activamente a la calidad de la educación” (Acuerdo 12/05/2018).

Y para el logro de tal propósito, se propuso en dicho Acuerdo, el 12/05/2018, realizar una evaluación que considere lo “cualitativo y cuantitativo”, en la que se describan los logros y dificultades de los alumnos a la vez que se asigne una calificación, considerando para tal efecto, la observación y el registro de la información por parte del docente, durante el desarrollo de sus actividades, lo cual implica: que dicho profesor tenga que planificar; que los alumnos se den cuenta de lo aprendido; que se tomen en cuenta los procesos de aprendizaje (no sólo los resultados); que se consideren las necesidades específicas de los alumnos y de los contextos en los que se desarrollan; que la información sobre el desempeño de los alumnos se obtenga de distintas fuentes (no sólo de las pruebas); que se fortalezca la colaboración entre los docentes, alumnos, padres de familia o tutores; y, que se actúe oportunamente para evitar el rezago o la deserción escolar (Acuerdo 12/05/2018).

Sí, de todo eso se trata y más. En palabras concretas, claras y precisas, se trata de que el docente sea un todólogo y no un generador de aprendizajes en sus estudiantes a través de la didáctica y la pedagogía.

Cierto es, que la evaluación de los aprendizajes es de suma relevancia en el ámbito educativo y, de manera especial para los docentes, puesto que les permite tener los elementos suficientes y necesarios para la toma de decisiones, no obstante, también es cierto, que cuanto ésta pierde esa esencia para convertirse en un proceso meramente burocrático y administrativo, la cosa no pinta de lo mejor para los involucrados en cada una de las escuelas de educación básica del país. Me explico.

En estos días, buena parte de los directivos de educación básica, fueron convocados por sus respectivas autoridades de las Secretarías de Educación Pública de sus entidades, para que recibieran un Curso-Taller (de un par de horas) cuyo propósito consistía en que éstos aprendieran sobre el llenado del Reporte de Evaluación para el ciclo escolar 2018-2019; para ello, se les pidió llevar consigo la documentación que podrían descargar de la página: http://www.controlescolar.sep.gob.mx/es/controlescolar/Formatos; y de la que, como ustedes saben, se puede obtener el Informe de Calificaciones de todos los grados de educación básica (de preescolar hasta la secundaria), mismo que deberá ser llenado por los profesores con la idea de que emitan el informe, POR ALUMNO, del 1er. Trimestre.

Desde luego que dicha capacitación fue poco fructífera, y esto tiene su razón de ser porque, por un lado, el personal de las Secretarías no se encuentra lo suficientemente capacitado para dar información precisa sobre el reporte a llenar y, por el otro, porque más que éste sea un ejercicio que le permitiría al docente recabar información sobre el proceso de enseñanza y de aprendizaje que vive cotidianamente con sus alumnos, se convierte (con esa “capacitación”) en una indicación y en una fecha de entrega sin que el contenido sea lo suficientemente valorado por la autoridad educativa en turno con la intención de que sea un refuerzo y/o apoyo a las decisiones que en lo sucesivo pudiera tomar el profesor o profesara de educación básica. Vaya, en concreto, se vuelve un simple y llano trámite que no persigue el propósito deseado.

Si usted ya revisó el formato del informe que deberá llenar (espero que así lo haya hecho porque la evaluación está cerca), se dará cuenta que, en éste, efectivamente, se incorporan varios recuadros, en los que se deberá colocar una evaluación (cualitativa, cuantitativa o ambas) pero, además, lo relativo a los ámbitos de autonomía curricular (clubes) y las respectivas recomendaciones y comentarios con relación a las unidades de aprendizaje que se desprenden de los componentes curriculares: formación académica, desarrollo personal y social y autonomía curricular. Desde luego, POR ALUMNO.

¿Hasta cuándo entenderán estos “genios” de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que evaluar no es lo mismo que informar? El primero es más complejo, como sabemos, conlleva un ejercicio más profundo en que se ven inmersas diversas aristas, además de las interpretaciones que los docentes puedan realizar al respecto. El segundo, si bien es cierto que se desprende de ese ejercicio evaluativo, también es cierto, que no ha habido ni existido la suficiente capacitación hacia el magisterio (por el derroche de dinero que cometió Nuño y compañía) para que se cuente o se forme a un profesor etnógrafo (por así decirlo), cuya observación y registro, sea uno de los esquemas que domine como parte de su quehacer, además de lo que el proceso de enseñanza y de aprendizaje le implica y significa.

Caray, en este momento, cuando tengo en las manos, alguno de los documentos que las Secretarías de Educación Pública de los estados les hicieron llegar a los directivos para que asistieran a esa capacitación (de dos horas), es que me pregunto: ¿así se logrará la tan prometida y anhelada calidad educativa en México? Ya me imagino lo que los docentes tendrán que dejar de hacer en sus respectivas escuelas y aulas para cumplir con esa orden secretarial porque, de lo contrario, estarán sujetos a una sanción administrativa por pate de sus autoridades inmediatas.

De la forma y los criterios de acreditación y escala de calificaciones, mejor ni hablo por el momento; espero, abordarlo en próximos días. Lo curioso de todo este asunto es que, mientras más burocratizado se vuelve el SEM, más lejos estamos de lograr una verdadera revolución educativa para beneficio de los miles de niños y niñas de México.