Archivo de la categoría: Español

¿En qué estado está la Nación? desde Tianguis de Libros en la Ibero 4 al 6 septiembre

DI5ijFEXoAE_-sF

Anuncios

Tunden a Nuño en redes sociales por “Ler”

Y en redes sociales no perdonaron la mala dicción del Secretario de Educación Aurelio Nuño, quien fue corregido por una niña de primaria durante la edición número 36 de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, cuando el funcionario encargado de la política educativa del País dijo en repetidas ocasiones “ler”, en vez de “leer”.Diversos…

a través de Tunden a Nuño en redes sociales — Profelandia

Calendario escolar 2015-2016 versión preliminar

La Secretaría de Educación Pública (SEP) mantiene en revisión el Calendario Escolar 2015-2016, que de ser aprobado sería aplicable en toda la República en educación preescolar, primaria, secundaria, normal, y demás para la formación de maestros.

cal15-16

De acuerdo con la propuesta, se tiene como inicio de ciclo escolar 2015-2016, el próximo el lunes24 de agosto de 2015 y como fin del ciclo, el 15 de julio de 2016.

El documento distribuye las sesiones de consejo técnico escolar de la siguiente manera:

-Del 17 al 21 de agosto será la sesión intensiva del consejo técnico escolar.

-Primera sesión ordinaria el 25 de septiembre de 2015.

-Segunda sesión ordinaria el 30 de octubre de 2015.

-Tercera sesión ordinaria el 27 de noviembre de 2015.

-Cuarta sesión ordinaria el 29 de enero de 2016.

-Quinta sesión ordinaria el 26 de febrero de 2016.

-Sexta sesión ordinaria el 29 de abril de 2016.

-Séptima sesión ordinaria el 27 de mayo de 2016.

-Octava sesión ordinaria el 24 de junio de 2016.

El periodo de preinscripciones para el ciclo escolar 2016-2017 será del 2 al 15 de febrero de 2016.

Destaca además la aplicación de la prueba PLANEA de carácter diagnóstica a cuarto grado de primaria por sus maestros los días 9 y 10 de septiembre de 2015, mientras que la aplicación de PLANEA de manera censal a los alumnos de sexto grado los días 8 y 9 de junio de 2016, mientras que para tercer grado de secundaria los días 15 y 16 de junio.

Descarga Calendario Escolar 2015-2016 de la SEP (propuesta).

Uso educativo de Infografías promoviendo el diseño de textos complejos.

info1
Para acceder al archivo completo y poder descargarlo solo da clic en la imagen y en Google Docs un clic en Archivo y selecciona la opción Descargar.

Se han realizado 2 talleres de Uso de Infografías con docentes de primarias en Ecatepec, mostrando esta herramienta como posibilitadora del aprovechamiento de los aprendizajes previos de los alumnos, profusamente expuestos a los nuevos textos, que son multimodales, es decir en los que el texto simple, ya solo es uno más de los lenguajes presentes y no es el principal.   Así los estudiantes se aproximan, mediante diseños recursivos que les permiten mantener un diálogo con su producto, de la misma forma que al cocinar la escritura, se propicia ir puliendo el resultado, con el apoyo de preguntas del docente que le orienten y le mantengan en una continua ruta de exploración y construcción de conocimiento.

Ponemos a disposición de los docentes la presentación empleada en el taller, esperando sus comentarios y sugerencias.

 

 

 

 

info2

rub3

 

En un año, una escuela de Matamoros, llegó no sólo a la mejor calificación en matemáticas en ENLACE, sino también a que WIRED viera en una de sus alumnas a la próxima Steve Jobs

These students in Matamoros, Mexico, didn’t have reliable Internet access, steady electricity, or much hope—until a radical new teaching method unlocked their potential.  Peter Yang

En un año, una escuela de Matamoros, Tamaulipas, llegó no sólo a la mejor calificación en matemáticas en la prueba ENLACE, sino también a que la revista Wired viera en una de sus alumnas a quien podría ser la próxima Steve Jobs, el fundador de Apple.

Con 12 años, Paloma Noyola ha ganado la atención mediática, gubernamental y social debido a que en 2012 fue el mejor promedio en matemáticas en el país. Lo mejor de su historia es que ha empujado a sus compañeros a seguirle los pasos en la misma materia, lo cual, no es casualidad.

NO ES UNA CASUALIDAD

El responsable de este cambio es el maestro de Paloma, Sergio Juárez Correa, quien enseñaba a sus alumnos todas las materias sin ver resultados interesantes, hasta que un día un burro en un pozo les dio una gran lección a toda la escuela, que se llama José Urbina López y se encuentra cerca de un basurero en Tamaulipas.

La inspiración vino cuando un burro cayó en un pozo. El animal no estaba herido, pero no podía salir de ahí, por lo que el dueño del burro lo empezó a enterrar hasta que saltó del pozo y se quitó la tierra de encima. En ese momento, el maestro Sergio Juárez supo que él tenían que hacer lo mismo en la primaria.
A partir de ese día, el profesor se interesó por encontrar nuevas técnicas en Internet, en donde se topó con otra inspiración: Sugata Mitra, un profesor de tecnología educativa en la Universidad de Newcastle en Inglaterra, quien impulsó el uso de computadoras a los niños en los India, a finales de los noventa.

Mitra notó que los niños aprendían de esa interacción, incluso sin recibir lecciones sobre el uso. Ante esto, el maestro Sergio decidió utilizar Internet como una herramienta para incrementar el proceso educativo con sus alumnos.

IMPULSO GRUPAL

Ese proceso creció tanto, que Paloma llegó a ser el mejor promedio en matemáticas del país y 10 de sus compañeros le siguieron a nivel nacional. Otros tres niños de esa escuela obtuvieron grandes resultados en español.
Tan sólo un año antes, el 45% de la escuela José Urbina López reprobó el matemáticas en la prueba ENLACE y 31%, en español.
Luego del impulso del maestro Sergio, sólo un 7% reprobó en matemáticas y 3.5% en español en el plantel de Paloma, quien ya es una estrella local que ha aparecido en televisión, recibido bicicletas y hasta podría ser la próxima Steve Jobs.

20131018-212202.jpg

Tomado de: Revolución 3.0

Azteca Trends

Niña mexicana es la próxima Steve Jobs, asegura revista ‘Wired’

  • Isthar GuPla
  • 18 de octubre de 2013, 12:32 hrs

Paloma Noyola Bueno es una niña mexicana que, a sus escasos 12 años de edad, fue considerada por la revista estadounidense Wired– encargada de reflejar la manera en que la tecnología afecta a la cultura, a la educación, a la economía y a la política- como la próxima Steve Jobs.

Wired– en su número del mes de noviembre- cuenta la historia de Paloma, una niña que vive en Matamoros, Tamaulipas. Estudia en la escuela primaria José Urbina López, la cual se encuentra ubicada cerca basurero de la ciudad.

Dificultades para salir adelante siempre se le han presentado, en una localidad (donde vive) llena de desigualdad, probreza, delincuencia; sin embargo, la niña es una alumna muy inteligente y que ha sido clasificada como el primer lugar en matemáticas de México.

Paloma noyola bueno

¿Pero por qué es comparada con Steve Jobs?

Paloma Noyola Bueno es una estudiante destacada en su clase- la cual, cabe destacar también tiene un gran nivel educativo-, pero supera las espectativas. Y esto se lo debe en gran mayoría a su profesor Sergio Juárez Correa.

La publicación dedica un artículo a la niña y acentúa los logros de Juárez Correa, quien basó sus enseñas en las experimentaciones educativas de Sugata Mitra, un profesor de tecnología educativa en la Universidad de Newcastle en el Reino Unido. La revista destaca ‘cómo un radical nuevo método de enseñanza podría desencadenar una generación de genios’.

Correa aplicó poco a poco teorías de enseñanza implementadas en el primer mundo, las cuales son totalmente contrastantes a los métodos mexicanos donde ‘el modelo dominante de la educación pública esta fundamentalmente arraigada en la revolución industrial, donde valoran la puntualidad, regularidad, la atención y el silencio sobre todo lo demás’, puntualiza el artículo.

Paloma noyola bueno y sergio juárez correa

El profesor de Paloma se dio cuenta que ella, en especial, obtenía la resolucióna los problemas casi de manera casi inmediata, por lo que empezó a trabajar con sus aptitudes matemáticas.
Al cuestionarla sobre por qué antes no había manifestado sus habilidades antes, ella respondió ‘porque nadie lo había hecho interesante’.

Wired afirma que  tanto Paloma- a la que califica como una Steve Jobs- y Juárez Correa son una prueba viviente del éxito de las teorías educativas de la nueva era tecnológica, a pesar de las condiciones adversas en las que se encuentran; y que sus métodos podrían desarrollar verdaderos genios.

Esta segunda nota es de Azteca Trends

Emilia Ferreiro: Los chicos tienen la mala costumbre de no pedir permiso para empezar a aprender.

Publicado por Diego San Juan el junio 27, 2013 a las 8:30pm

Tomado de: http://redesoei.ning.com/profiles/blogs/emilia-ferreiro-los-chicos-tienen-la-mala-costumbre-de-no-pedir-p?utm_content=buffer0e34a&utm_source=buffer&utm_medium=facebook&utm_campaign=Buffer

“No es un pecado capital cometer un error de ortografía”

EmiliaFSu tesis de doctorado, dirigida por Jean Piaget en la Universidad de Ginebra, estableció un antes y un después en la enseñanza de la lectoescritura. Vino a la Argentina a presentar un innovador CD-Rom “Los niños piensan sobre la escritura”. Defiende el papel de los chicos en la enseñanza, y destaca la importancia de mantener el nivel sobre todo en la escuela pública. “porque los sectores más postergados no tienen otra instancia para hacer el despegue en la vida”.

Por Nora Veiras

–Usted presenta el CD con una frase muy provocadora: “Los chicos tienen la mala costumbre de no pedir permiso para empezar a aprender”. Esto quiere decir que la escuela se molesta ante esa actitud.
–Una de las cosas siempre difíciles para dialogar con el ámbito escolar es que la escuela tradicional parte de la suposición de que los que recibe son oficialmente ignorantes y en caso de saber alguna cosa, eso es irrelevante respecto de los contenidos escolares. Todo mi trabajo de investigación ha consistido en mostrar que los chicos cuando llegan a la escuela ya tienen un camino andado y ese camino no es irrelevante respecto del contenido fundamental del primer año de primaria, que es la alfabetización. Convencer a los maestros que esos chicos vienen pensando desde hace un tiempo, que se interesan en la escritura porque se dan cuenta rápidamente de que es un objeto valioso del entorno y, curiosos como son, hacen preguntas y se interesan en todo aquello que ven que tiene valor para la sociedad en la cual viven. Ese es el sentido de la frase, es irónica porque eso de que el chico no pide permiso es claro para jugar pero para empezar a aprender tampoco piden permiso.
–Hace años que viene batallando con la necesidad de reconocer lo que los chicos saben, ¿ahora ve un cambio de actitud de los maestros en ese sentido?
–Hay vaivenes. Para ser positivos, en sentido general, la dirección es hacia reconocer que así no se puede seguir haciendo, pero la tradición educativa es tan fuerte que todo sirve como excusa para volver atrás: o son muchos chicos, o son muy pobres, o no hay libros. En este país hay experiencias fantásticas con maestras que se han animado a dialogar intelectualmente con sus chicos. Todos hablamos del respeto hacia la infancia. El respeto más difícil es el respeto intelectual porque supone reconocer que el chico es un interlocutor válido y yo adulto inteligente puedo dialogar con un pequeño que también es inteligente. Ese respeto intelectual es muy difícil en el ámbito escolar, en donde se tiende a perdurar la imagen clásica de la autoridad y la incapacidad del otro lado. Yo soy autoritario porque tú eres incompetente.
–Es decir, el lugar del saber es el del docente.
–Tiene el lugar del saber, de la palabra consagrada, se reserva un montón de roles que es lamentable que se los reserve: por ejemplo el rol de corrector. En las experiencias que he podido seguir más de cerca se socializan muchos de los roles que eran solamente propiedad del docente y eso es complicado para el docente. Pero si yo quiero formar un escritor autónomo y por escritor entiendo al que produce textos y no al escritor consagrado, tiene que hacerse cargo de su texto y esto supone que antes de entregarlo, de hacerlo público, se lo revise. La revisión es parte de la responsabilidad del autor. Eso no es espontáneo, requiere todo un trabajo docente para que se instale esa responsabilidad frente al texto que va a ser público de alguna manera. Mientras el docente conserve para sí mismo el rol de corrector impide que los chicos trabajen esta cosa tan importante que es hacerse responsable de su texto.
–Por ejemplo…
–Primero los textos se producen con algún propósito. No es un texto para nadie o para la maestra pero sabiendo que la maestra después de corregirlo no hace nada, sino que es con algún propósito, parte de algún proyecto que puede ser montar una exposición sobre algo que han investigado o entrar en comunicación con chicos de otra escuela. Eso que se produce a veces pasa a una situación de revisión colectiva donde la maestra elige algún texto, generalmente de alguien que no sea ni el mejor ni el peor de la clase pero que sepa defender su texto frente a otro, entonces se discute si se entiende o no, si se puede decir así, si se podría decir mejor y eso funciona un poco como modelo de qué es lo que hay que mirar y después se forman grupos donde dos o tres chicos se intercambian los textos, opinan pero dejando siempre al autor el derechode incorporar o no revisiones. Hay muchas cosas que son propias de la revisión, por ejemplo, la puntuación aparece mucho más fácilmente en la revisión que en la producción. Ciertas reflexiones ortográficas también. En el momento de la producción están centrados en qué quieren decir. La revisión es el momento para revisar la forma…
–Eduardo Galeano dice que para saber si un texto tiene armonía lo lee en voz alta y por la cadencia del relato va corrigiendo la puntuación y las palabras que resultan altisonantes en esa especie de melodía que tenía que surgir del texto si estaba bien escrito y con sentido.
–Uno descubre cuál es el mejor procedimiento de revisión que conviene al tipo de texto que está haciendo. Revisar es lo que es propio de una escritura responsable. Cuando la maestra se reserva para sí algunas de las funciones propias de un usuario de la lengua escrita impide ciertos aprendizajes que son esenciales. No se han analizado suficientemente todos los roles que tenemos cuando somos lectores y productores de textos. La escuela no puede seguir formando gente que escriba en dictado. Eso era propio de la antigüedad clásica.
–¿Se sigue usando el dictado como método para que el chico aprenda?
–El dictado es un ejemplo típico de una situación que perdura por tradición sin que se sepa muy bien para qué sirve. En los análisis efectivos de dictados realizados uno encuentra cosas curiosas: de pronto la maestra dice estoy haciendo dictado para ver cómo está la ortografía pero da claves ortográficas, es como si no quisiera que aparecieran los errores que está anticipando. Hoy día no se justifica. Yo digo que si alfabetizar no es introducir a la cultura escrita del tiempo que vivimos, no se entiende cuál es la función de la escuela. Y el tiempo que vivimos es tiempo de Internet, computadoras, y perduran prácticas que solamente la tradición las justifica.
–Usted hace hincapié en respetar el proceso de anticipación y verificación que hacen los chicos en función de las hipótesis que se plantean pero muchos padres se desesperan ante ese proceso cuando los chicos escriben de una forma que parece otro idioma…
–Cuando los chicos empiezan a hablar también parecería que hablan otro idioma. Todavía no es español, claro que no lo es, pero hacemos la hipótesis de que se quiere comunicar entonces en lugar de decirle “hasta que no pronuncies bien no avanzamos”, hacemos la hipótesis de que ahí hay un significado, que hay una intención comunicativa y probamos: “¿qué quiere, quiere agua, quiere la pelota? quiere algo y por eso habla”. Con la escritura ya no hacemos más hipótesis, eso ya es otra cosa. No quiere comunicar nada, lo que tiene que hacer es copiar bien las letras y asumir la escritura como algo ya hecho que se copia y una vez que se ha convertido en un buen copista la sociedad lo autoriza a hacer algo más con la escritura. La idea es un poco revertir las prioridades, hoy día hay un montón de máquinas que se encargan del cuidado en la ejecución gráfica de las formas. La máquina de escribir ya lo hacía, la computadora lo hace de manera espectacular. Yo escribo y después decido si quiero que sea mayúscula o minúscula, cursiva o no.
–Pero el rol de las máquinas tiene un límite…
–¿De qué no se encargan las máquinas? Todavía no se encargan de expresar bien las intenciones comunicativas. Yo no digo que no haya que aprender a utilizar pertinentemente las letras, ¿cómo voy a decir eso? Lo que digo es que no nos olvidemos de los otros aspectos y no pongamos todos los aspectos formales por delante porque eso no introduce bien a la cultura escrita. Y el problema de la introducción a la cultura escrita es sumamente complicado y nunca ha sido focalizado justamente por esta fijación en las formas. No avanza, no avanza, quiere decir no estoy viendo los indicadores que utilizamos desde hace siglos para percibir avances. O sea, tiene en su cuaderno ma-me-mi-mo-mu, el abecedario, y cuando le digo cosas que no tienen ningún sentido como foca, fito, flaco, las escribe con “f”, ¿eso es avance? Yo digo: es apenas uno de los indicadores, a mí meimporta también que distinga lo que es una poesía de una narrativa, que sepa que una definición de un diccionario no se realiza como un cuento, que sepa qué es buscar información, que sepa cuándo la encontró. Una cosa es decir estoy buscando información pero puedo seguir así… sino tengo la menor idea de cuándo llegué a algo parecido a la respuesta a la pregunta que tenía inicialmente. Hay un montón de saberes vinculados con la escritura que han sido relegados siempre para después: para cuando llegue a quinto, para cuando llegue a sexto y la gente los ha ido incorporando. Yo he visto hacer cosas impresionantes con chicos de preescolar que siempre han sido tomados como bobitos… se les puede contar cuentos pero hasta ahí y lo que se puede hacer en preescolar es fantástico sin la intención de hacer enseñanza precoz sino pensando que son chicos inteligentes, interesados y que pueden abordar a cierto nivel los objetos de la escritura. Si hoy día nadie se asusta de que un chico de cinco años quiera entrarle a la computadora por qué nos vamos a asustar si quiere entrarle a un libro. La verdad no me parece correcto.
–Muchas veces se ha criticado esta concepción de dejar hacer al chico porque no se han corregido los errores ortográficos.
–Pensemos las cosas como corresponden al siglo en el que vivimos. Con las nuevas tecnologías están pasando cosas muy interesantes, algunas las sabemos pero no hemos reflexionado quizá lo suficiente sobre ellas. En la misma pantalla tengo una tecnología instalada que me permite la comunicación a distancia, que me sugiere “escribe y mándalo rápido. No revises. Esto está hecho para que no pienses mucho sino para que contestes de inmediato”, es decir el correo electrónico. El medio suscita la rapidez y la no revisión. Ahí aparece cualquier cantidad de errores de ortografía y ni hablemos del chat porque en el chat se produce además ortografía desviante a propósito. Ahora, con la misma pantalla, el mismo teclado, entramos en el procesador de palabras y ahí tengo un corrector ortográfico que lo puedo activar y me alerta. Entonces frente a algo que llamamos la computadora en algunos casos suscita “ni te ocupes de la ortografía” y en otros suscita “ocúpate o yo me ocupo por ti. Yo estoy alerta, tú sigue, pero luego revisa porque yo te estoy diciendo aquí pasa algo”. ¿Qué es lo que pasa? Ahí depende del corrector que uno tenga. Nunca ha habido esta situación de escribir con alguien que alerte “mirá lo que está pasando”. Y ese alguien no es un humano, es una máquina. La escuela tendría que aprender a usar inteligentemente los correctores, los chicos lo están haciendo sin problemas. Me parece que con los correctores de ortografía se está teniendo la misma reacción de rechazo que hubo con las calculadoras de bolsillo. Cuando llegaron dijeron eso va a arruinar el cálculo, el chico no va a saber más calcular, van a delegar en la máquina. Pasaron varios años para que la escuela descubriera que se podía hacer un uso inteligente de las calculadoras. Cuando estaban en todos los bolsillos se descubrió que no podían prohibir que los chicos llegaran con calculadora. Lo mismo pasa con estas cosas: en lugar de pelearse con la tecnología, la escuela debería preocuparse por hacer un uso inteligente de ella, sobre todo cuando son tecnologías que llegaron para quedarse. A mí no es que no me importe la ortografía, lo que me pregunto es si seremos capaces algún día de pensar inteligentemente sobre la ortografía en lugar de asustarnos de los errores. Pero asumamos también que la comunicación por Internet está instalando, no importa que me guste o no, una tolerancia ortográfica que era desconocida. Creo que cualquiera de nosotros ha recibido mensajes en donde alguien muy cuidadoso de sus mensajes comete errores de ortografía que jamás cometería si fuera en papel, y yo receptor no empiezo diciendo “te fijaste el error de ortografía”, no, tolero ¿por qué? porque sé que en la mensajería electrónica lo importante es el contenido más que la forma.

Blog de intercambio de experiencias en el empleo de TIC en Ciencias, Matemáticas, Español y la Asignatura de Tecnología en Educación Secundaria

A %d blogueros les gusta esto: